Cinco razones para mirar al futuro con optimismo

Un año más, Perspectivas nos sorprende por varias razones. La primera es que el experimento colaborativo sigue funcionando y la respuesta, desinteresada y llena de valor, sigue surgiendo cada año de modo totalmente excepcional. También nos sorprende la amplitud de enfoques y análisis que ha suscitado un tema tan complejo e incipiente como es el impacto de la tecnología blockchain en la comunicación. El hilo conductor de esta edición se resume en unos cuantos conceptos clave que, de una u otra manera, sobrevuelan todas las aportaciones: confianza, reputación, colaboración… palabras todas ellas ligadas de forma íntima a la tarea de comunicar y que ahora toman otra dimensión al unirlas a la tecnología. A partir de todas ellas, y como resumen de esta edición, proponemos 5 razones para mirar al futuro con optimismo:

  • El oficio de comunicar sigue estando más vivo que nunca gracias al talento de los profesionales. El periodismo con un modelo blockchain puede tener impacto en la forma en que los profesionales construyen su reputación. Cada vez que se genere una información, puede ser rastreada y registrada automáticamente. Esto permitiría obtener métricas más sofisticadas y fiables sobre las que recompensar el trabajo digno de validación. Los periodistas cuyos resultados son avalados en alto grado obtendrían más puntos, mayor influencia en la comunidad y también más ingresos. Para los lectores, con blockchain, un sitio web o periódico digital podrá cobrar a sus lectores por página o artículo, garantizando el acceso a dichos contenidos de forma automática en cuanto el lector realiza el micropago correspondiente.
  • Mayor transparencia de las opiniones de los lectores. Actualmente, las opiniones se concentran en una serie de plataformas digitales que varían sus algoritmos en función de intereses puramente comerciales. Con la creación de un sistema descentralizado y con acceso universal, los usuarios podrían opinar y valorar sus experiencias y relación de forma transparente a través de redes sociales distribuidas que impiden cualquier censura y manipulación.
  • Para las agencias de comunicación, y en general para la protección de la propiedad intelectual, blockchain permite cifrar y almacenar nuestras propuestas a clientes como transacción en una plataforma diseñada a tal efecto. De ese modo, quedarán registrados la autoría y la fecha y podremos defender nuestras ideas creativas frente a clientes sin escrúpulos.
  • Las agencias de comunicación, publicidad y/o marketing se convierten cada vez más en espacios híbridos, donde conviven ingenieros, periodistas, diseñadores, abogados o emprendedores con la intuición necesaria para cambiar las cosas. Si blockchain es desintermediación, el papel de la consultoría estratégica se soporta sobre la capacidad de generar narrativas digitales abiertas y seguras.
  • Y una última referencia a la gestión del talento. Con la información disponible en la cadena de bloques, los reclutadores accederán a los expedientes académicos y verificarán las acreditaciones y antecedentes. La tecnología no solo puede disminuir el riesgo de falsificación de títulos, sino reducir los costos de la emisión y almacenamiento de toda esta información.

Estamos al principio del fin de la comunicación tal y como la conocemos: bienvenida blockchain.