El fénix del periodismo: publicar con base blockchain

Popula es una publicación digital internacional de noticias y cultura alternativa en Civil, una nueva plataforma de publicación basada en tecnología Ethereum que se lanzará a principios de 2018. Como la publicación vive en redes informáticas distribuidas, ofrece a los lectores periodismo y arte sin anuncios, de origen y producción profesional, archivado de manera incorruptible y protegido contra la manipulación o la censura procedente de intereses gubernamentales o corporativos. Su intención no es sólo informar, sino también demostrar de forma transparente lo que un modelo distribuido sin anuncios puede hacer por los periodistas de todo el mundo.

¿Por qué la publicación de noticias y contenidos basada en blockchain es el futuro del periodismo? Existen tres motivos fundamentales.

El primero es la retribución de los periodistas, y en Popula se proponen nuevos modelos de pago. Por ejemplo, se ha desarrollado un sistema de microtips para escritores en un archivo permanentemente descentralizado que durará tanto como internet. Vale la pena destacar este punto: si eres escritor, imagina tus piezas más populares, las que aún se están leyendo, y que pueden recopilar sugerencias de los lectores, muchos años después de la fecha original de publicación.

En segundo lugar, en Popula no hay interferencia de los anunciantes en los contenidos o en la orientación editorial, ya que esta plataforma no tiene publicidad. El dinero que financia el trabajo proviene únicamente de los lectores, por lo que los intereses corporativos, como los inversores o los anunciantes, no tienen voz ni fuerza sobre lo que se publique. El sistema de archivo impide que los ricos y los poderosos puedan borrar información que no les gusta, y evita que los gobiernos eliminen las publicaciones inconvenientes de la vista pública. Se impide también que trolls y bots inunden la publicación con contenido falso, por ejemplo, gracias a que únicamente los suscriptores que paguen por la información pueden comentarla.

Por último, creemos que en el futuro habrá suficientes de nosotros publicando, escribiendo y leyendo en la plataforma Civil para que nuestro periodismo se convierta en una economía próspera en sí misma, completamente convencional y completamente independiente de los intereses externos. Los periodistas que publican en el sistema no son compensados ​​según las cifras de tráfico, páginas vistas, usuarios únicos, etc. No son compensados, en suma, por los parámetros de un modelo basado en la exposición a anuncios, por lo que todos los males de ese modelo no nos afectan. No más redes publicitarias, pre-roll o pop-ups. No más gamergates, ni periodistas esclavos de plataformas como Google o Facebook a cambio de las migajas que estas plataformas dejan. Sólo se rinden cuentas ante los lectores a la vez que se garantiza la posibilidad de preservar los derechos recogidos en la Primera Enmienda, y de que exista una prensa libre para las generaciones futuras.